El futuro de la alimentación en entornos de trabajo seguros
325
post-template-default,single,single-post,postid-325,single-format-standard,bridge-core-1.0.5,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive

El futuro de la alimentación en entornos de trabajo seguros

El futuro de la alimentación en entornos de trabajo seguros

Informe de Compass Group

Antes del COVID19 el espacio de trabajo era un espacio seguro donde el momento de la comida daba los usuarios la oportunidad de tomar un respiro y conectar con el resto de compañeros. Las empresas que optan por tener dentro de sus instalaciones un restaurante o comedor corporativo aumentaban en gran medida la impresión positiva de sus empleados y les convertían en embajadores.

El impacto generalizado del COVID19 ha afectado nuestra relación con la alimentación, nuestro enfoque en el bienestar y cómo trabajamos.

En Compass Group la seguridad es lo primero: Safety First. ¿Cómo nos aseguramos en Compass Group de que la gente se siente segura y cómoda comiendo en el trabajo?

A medida que los espacios de trabajo comienzan a abrirse de nuevo, también lo hacen nuestros espacios gastronómicos y comedores, restaurantes y cafeterías de empresa. El departamento HSEQ de Compass Group ha implementando Protocolos de Seguridad para garantizar el distanciamiento social a través de la utilización de marcadores, visibles pero discretos, para recordar a los usuarios cuáles son las distancias seguras. Estamos proporcionando y aplicando directrices exhaustivas para mantener seguros a los usuarios en cada uno de los restaurantes en los que operamos. Hemos elaborado Protocolos de Seguridad en todas las fases de nuestro servicio para garantizar la seguridad tanto de nuestros trabajadores, como de nuestros usuarios. Además, dotamos a todos nuestros espacios gastronómicos de una comunicación específica para recordar las medidas de seguridad y reforzar las buenas practicas en espacios compartidos.

Comer en el trabajo, ¿Cuáles serán los nuevos hábitos de consumo?

Antes de la pandemia provocada por el COVID19, la comida y las bebidas con una ventaja funcional vivieron un fuerte crecimiento en el consumo, los usuarios mostraron un gran interés en productos que favorecen su bienestar y su salud, como por ejemplo los que favorecen su salud intestinal. Actualmente, los consumidores han adoptado cierto compromiso con alimentos que fortalecen su inmunidad. Esto incluye comer alimentos con propiedades anti-virales como el ajo, pero también suplementos herbales y minerales o vitaminas, que están experimentando altos niveles de crecimiento tanto en el interés del usuario como en su consumo.

Durante la pandemia, la alimentación se ha convertido en una obsesión global, con personas que han compartido sus habilidades de repostería casera, experimentado con nuevas cocinas y aprendido nuevas habilidades culinarias con su familia y entorno más cercano.

Al mismo tiempo, hemos visto un aumento en los alimentos y bebidas tradicionalmente asociados con la comodidad o el ocio, ya que los consumidores han cogido este hábito para reconfortarse, a modo de premio, debido al aburrimiento.

Para la vuelta al trabajo nos encontraremos con dos situaciones, aquellos comensales que han mantenido o desarrollado hábitos saludables durante el confinamiento y están dispuestos a mantenerse sanos en el trabajo y aquellos que no han tenido una alimentación sana y equilibrada fruto del estrés o la ansiedad y que, a su regreso al trabajo, querrán volver a practicar una alimentación saludable, como hacían en enero.

Propósito y sostenibilidad

Las actitudes posteriores a la crisis provocada por el COVID19 estarán enfocadas en la higiene y la seguridad fuera del hogar. Los envases y los productos desechables tienen una gran demanda en todo el servicio de alimentos, mientras que los consumidores están preparados para considerar de nuevo cubiertos desechables envueltos en plástico.

Por otro lado, el consumidor ha retomado el consumo de recetas con alimentos básicos, vuelta al origen. Apreciamos una profundización en la sensibilidad para evitar el desperdicio de alimentos a toda costa, nuestros consumidores están muy concienciados con el consumo responsable de alimentos y con el máximo aprovechamiento de las materias primas.

Tenemos indicios de que los usuarios tienen preferencia por los bienes suministrados localmente, prefieren los productos de proximidad y de economía local. Además, esto provoca que las cadenas de suministro sean más sencillas y ayuda reducir la huella de carbono en nuestra producción y servicio.

«La búsqueda de productos locales, tendencia que ya era fuerte antes de la crisis,

se verá reforzada por la búsqueda de una gran autosuficiencia alimentaria».

Los consumidores seguirán queriendo hacer elecciones respetuosas con el planeta, incluso buscaran menús de origen local, reduciendo el desperdicio de alimentos y facilitando el reciclaje.

¿Cómo podemos apoyar el propósito de la sostenibilidad?

Con un llamamiento a los consumidores en el que impulsemos propósitos contra el desperdicio de alimentos: Stop Food Waste Program y apoyando a las empresas locales que nos abastecen de productos locales, de temporada y proximidad.

No Comments

Post A Comment